lunes, 15 de agosto de 2011

Y bueno

Hace poco más de un año dejé mi trabajo en el sector privado para sumarme a la Fundación Pensar, encargada de diseñar los planes de gobierno para la candidatura presidencial de Mauricio Macri. ¿La qué? Sí, eso.
Entenderán mi desazón. Hoy tendría que haber sido el día en que votaba un candidato presidencial con relativa convicción. Hasta acá voté siempre en negativo: a Bordón contra Menem; a De la Rúa contra Duhalde; a López Murphy contra Menem; a Carrió contra Cristina. Hoy seguí esa larga tradición y voté, cambiando mi voto a último momento, a Alfonsín contra Cristina. Lo positivo es que a la lista de diputados, con Pinedo primero y mi amigo y colega en la Fundación Iván Petrella, la voté con gusto.
Pero Alfonsín... Soy liberal y voté a Alfonsín, que en su discurso de cierre sólo mencionó a los empresarios para decir que ellos también irían a la cárcel por casos de corrupción. Alfonsín. Por eso, hasta hace unos días, hasta ayer, pensaba en el voto y me quería matar. Pero hoy me desperté a las 7:30 porque mi hija menor, de 9 días, lloraba. Me vestí, bajé las escaleras y saludé a mis hijas de 5 y 3 años y me fui a Capital a votar. Llegué cuando se constituía la mesa y fui el tercero en votar. Volví a casa, en Martínez, desayuné y llevé a mi mujer a votar. Las colas en San Isidro eran brutales pero pudo pasar rápido porque está recuperándose de la cesárea. Volví a casa, dejé a la patrona con la menor, llevé a las mayores a lo de mis viejos y me di el lujo de jugar 18 hoyos de golf. Jugué bastante mal, pero el día (peronista, sí) no podía ser mejor para estar cuatro horas caminando al aire libre. Cielo azul, sol, viento, ni frío ni calor: maravilloso.

Una cancha de golf, un oasis - Fuente: http://mrg.bz/UYWYHI

Me bañé en lo de mis viejos y estoy a punto de llevar a las chicas de vuelta a casa. Acaban de cerrar los comicios y en unas horas me voy a enterar de los resultados. Pero después de este día, de estar con mis hijas y mis padres, de jugar al golf, y de todo lo demás, me queda claro que no me quiero matar. La desazón persiste. Me hubiera gustado votar a un candidato presidencial con la misma convicción con la que voté a diputados. Pero no me quiero matar. Porque en un par de horas, cuando me digan los resultados, me van a decir qué pasó en la votación, no qué va a pasar en el país ni en mi vida. Voté a Alfonsín. Y bueno. Podría haber sido peor. Podría haber votado a Duhalde. Es más, a esta altura no sé si no voy a tener que votarlo en un par de meses. Yo, que soy liberal.

Publicado el domingo 14/8 a las 20:00 hs en http://bonk.com.ar/tp/

13 comentarios:

  1. me encantan estos post que hablan de la vida de los demás. dicho lo cual agrego, tengo gran desazón, lo admito. estoy triste. por mí? no. yo ayer también la pasé bomba y estuve en mi casa calentita y pude cenar algo rico. también en la peor crisis (2001) yo tenía trabajo y comí todos los días. a mí me pone muy triste saber que cuando se derrumbe esta burbuja sostenida por subsidios y demagogia es la niñera de mi hija la que la va a pasar mal. la que ahora me dice contenta: tengo trabajo y llego a fin de mes, pero no puedo comprarme un juego de comedor. la que está contenta por la AUH pero le llama la atención que no se la aumenten, la que se ilusiona con el LSD para todos pero que por suerte me tiene a mí para que le financie el lavarropas. ella no sé cómo va a estar si todo se pudre. ella y tantos otros que ayer votaron ilusionados a cristina. estoy muy triste.

    ResponderEliminar
  2. Pero no ibas a votar a Binner? Deberias explicar un poco mas por que cambiaste de opinion.

    ResponderEliminar
  3. No es, al menos menos un poco, irresponsable que Macri no haya votado porque está de vacaciones? No es, al menos, poco comprometido de su parte no votar, como vos, a su lista de legisladores? No es, al menos un poco, parte de la misma estrategia bajarse de la candidatura y no votar en las PASO? Me gustaría conocer qué te pasa con eso?
    Y Noelia... creo que el problema es responder la siguiente pregunta: ¿quién podría en este país garantizarte a vos y a la niñera de tu hija un horizonte común de comida caliente diaria, trabajo, un salario para llegar a fin de mes, capacidad e ilusiones de consumo?

    ResponderEliminar
  4. Noelia y Mechor: lo que quise decir con el post no es que yo tengo la vida asegurada y que los demás me tienen sin cuidado; lo que quise decir es que lo que pasa en la política y en el Estado define menos nuestra vida, nuestra realidad económica, nuestra felicidad, que lo que a veces pensamos. Eso creo yo.
    Anónimo: recordarás que no era un voto muy decidido; era un voto por descarte. Y cambié el criterio de descarte hacia el de voto útil. No me fue muy bien, no.
    Mel: la estrategegia fue clara; se pensaba (ahora vemos que correctamente) que no podía ganar, por lo que se bajó. En octubre estará para votar a Pinedo. Y sí, yo hubiera preferido que ayer también estuviera.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó tu crónica del día de ayer.
    Hoy es como un día raro. Al mediodía, iba por la calle, iba al kinesiólogo, y miraba las caras de la gente, trataba de escuchar lo que decían, para descifrar si los resultados habían modificado en algo sus vidas... la mía.
    En fin...
    Te mando saludos desde Rosario
    Elisa

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Elisa. Tal cual. Niall Ferguson editó un libro con contrafácticos: la gran ¿qué hubiera pasado sí? Y hay un texto de Juan Carlos Torre sobre "¿qué hubiera pasado si fracasaba el movimiento del 17 de octubre?" Es decir, una Argentina sin peronismo. Y Torre más o menos te convence de que Argentina hubiera sido más o menos igual. (Imagino a un montón de peronistas y anti-peronistas queriendo matarme por decir esto, así que aclaro: hablen con Torre.) A mí me importa la política y todo, pero creo que al final de cuentas una elección le cambia la vida a muy poca gente.

    ResponderEliminar
  7. No tengo idea de como llegué a este blog con el que no comparto nada, pero Elisa, estoy seguro que sos mi tía Eli que tanto quiero. Te mando un beso Nacional y Popular :)

    Saludos
    N.I. de StaFe

    ResponderEliminar
  8. Todavia no entiendo por que te parecio que votar a Alfonsin era un voto util. Y no lo digo porque a posteriori es obvio que no sirvio de mucho. Me interesaba entender la "logica" de tu voto util.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo: la lógica era intentar que alguien se le acercara suficiente a CFK como para que hubiera polarización hacia octubre. Los dos que parecían ir por delante eran Alfonsín y Duhalde. En esta lógica, los votos a R. Saá y Binner parecerían desinflar a las alternativas, ¿no te parece?

    ResponderEliminar
  10. Ese frente sería el PAVADA: Polítios Amontonando Variedades Aisladas De Antikirchnerismo

    ResponderEliminar
  11. Yo nunca creía en un gran frente anti-K; sí pensé que eran posibles dos frentes, uno desde Binner hasta Alfonsín, con Stolbizer y quizás Carrió (difícil, sí); y otro más del centro a la derecha con Duhalde, PRO, De Narváez, etc. Creo que eran dos frentes tan posibles como el Frente para la Victoria. Uno siempre me pareció imposible.

    ResponderEliminar
  12. Siempre es más fácil opinar sobre las ideas ajenas desde la chicana que desde la argumentación lisa y llana. En este blog, por el contrario no encuentro más que sinceridad e inteligencia política, a pesar de que no comparta 5 de cada 4 de tus opiniones. En fin Santillán, quiero festejar y agradecer tus lúcidos ejercicios de escritura de contingencia

    ResponderEliminar