miércoles, 30 de noviembre de 2011

Importar clavos

La verdad es que no sé cómo anda la industria argentina de clavos (o chapas, o martillos o lo que quieran). Pero si, por ejemplo y suponiendo, el clavo argentino saliera el doble del importado y tuviera una calidad igual me gustaría importarlo. Quizás eso nos ayudaría a resolver el déficit de un millón de viviendas que tiene el país. ¿O es este un argumento anarco-capitalista? ¿Quién gana con el clavo nacional? ¿Todos? ¿O sólo algunos empresarios y algunos trabajadores a costa de todos los que quieren tener una casa? Suena linda la idea: ¡vivamos con lo nuestro! Pero quizás es mejor hacer lo nuestro bien e intercambiar con lo que otros hacen mejor. Una idea novedosa, sin duda.



martes, 29 de noviembre de 2011

Enemigos

Sí, a mí también me molesta la creación del Instituto de Revisionismo Histórico. Porque, como dicen los historiadores académicos en la nota que publicó ayer La Nación y Beatriz Sarlo en la columna sobre el tema, el Estado empieza así a terciar en un debate académico que es mejor dejarlo en el ámbito académico; porque, como dice Sarlo, hay un riesgo de dejar de lado las buenas prácticas de la profesión con fines políticos y no académicos. Y, lo que más me molesta en lo personal, por su visión maniquea de una historia de buenos y malos y de enemigos entre argentinos. A mí, personalmente, me avergüenza que un documento legal argentino, como el decreto 1880/2011, sostenga esta visión francamente infantil de la historia argentina:

Que el INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO” no se abocará en exclusividad a la figura del mártir de Navarro sino a la reivindicación de todas y todos aquellos que, como él, defendieron el ideario nacional y popular ante el embate liberal y extranjerizante de quienes han sido, desde el principio de nuestra historia, sus adversarios, y que, en pro de sus intereses han pretendido oscurecerlos y relegarlos de la memoria colectiva del pueblo argentino.

viernes, 25 de noviembre de 2011

El discurso en la UIA

Desde que el oficialismo ganó las elecciones y goza de la iniciativa política casi absoluta muchos nos preguntamos qué rumbo tomará el nuevo gobierno: profundización populista, corrección o algo más o menos parecido a lo conocido. En las últimas semanas se vieron movimientos en el campo sindical, en subsidios, en Aerolíneas y en el manejo del dólar. Pero en un país y con un gobierno como el actual, en el que las decisiones parecen pasar casi exclusivamente por una persona, lo que importa es lo que piensa esa persona. Y el martes pasado la presidente habló en la Conferencia Industrial de la UIA (discurso completo cortesía de Aníbal Fernández acá) así que nos pareció interesante leerlo y analizarlo.

Fuente: www.anibalfernandez.com.ar

Bien pronto en el discurso, la presidente hizo mención a la situación internacional: dijo que es un cuadro “complejo, difícil y por momentos asusta a algunos”. Tras teorizar sobre la historia y sus interpretaciones dijo que el gran problema actual es que “se están tratando de aplicar viejas ideas para resolver nuevos problemas” y que no existe hoy un David Ricardo, un Adam Smith o un Carlos Marx “que dé un marco teórico a lo que está pasando y entonces permita decodificar por dónde vamos y hacia dónde vamos.”

Ese marco difícil y esa falta de un marco decodificador parece ser lo que justifica la nueva etapa, definida como “la etapa de la sintonía fina.” Pero sintonía fina no parece ser ajustar detalles sino entrar en el detalle, individual, de cada sector: “vamos a tener que comenzar a precisar y a estudiar a cada uno de los sectores” “en lo que son los grandes temas, inversión, cuestiones salariales, inflación, subsidios”. Esta sintonía fina se basa en una visión corporativa de la política, tradicional en el peronismo: “los tres sectores fundamentales que conforman este mundo en que estamos aquí, que son ustedes los empresarios, los trabajadores y nosotros, el Estado”. La inflación, que mencionó, no se corrige para la presidente con modelos de metas de inflación sino, seguramente, con más “sintonía fina”.

Esta postura implica disciplinar a los empresarios pero también a los trabajadores. Después de decir que es importante “defender las conquistas laborales” criticó ciertas “prácticas” sobre todo en conflictos intersindicales (“paralizamos la actividad de una empresa o de toda la actividad económica”) pidiendo que las soluciones de esos conflictos vayan “de la mano de la legalidad y de la legitimidad”. En este sentido, desechó el proyecto de distribución de ganancias empresarias (“es una cosa que tienen que decidir entre los empresarios y los trabajadores, no la puede imponer el Estado por la fuerza”), y desestimó medidas económicas extremas: en clara referencia al dólar y los rumores de un "corralito verde" dijo que se “han lanzado toda clase de rumores en las últimas semanas, de los más disparatados”.

Ni profundización populista ni corrección de rumbo, la presidente parece haber elegido algo así como “más de lo mismo”. Pidió una “innovación de los comportamientos” a empresarios y sindicatos “desde la inteligencia para seguir sosteniendo un mismo modelo”. No se trata de crear marcos y leyes sino de decidir en cada caso y con sintonía fina: cuando hablemos, dijo, “quiero que me hablen con números (…) los de las utilidades, lo que hemos invertido, lo que tenemos que hacer, de la competitividad”.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Conmigo no, Julio

Más de una vez dije en este blog (más precisamente acá, acá y acá) que lo de los subsidios era, a esta altura, ridículo y que no tenía sentido que, por ejemplo, me subsidien a mí que claramente no estoy entre los menos favorecidos económicamente de esta sociedad. Así que cuando me lleguen las papeletas, obviamente, no voy a pedir el subsidio. ¿Pero ir a poner en una listita en Internet que renuncié patrióticamente a un subsidio? Si yo no lo pedí, no tengo por qué renunciar. Si vos me lo diste, hacete cargo vos de sacármelo. Conmigo no, Julio. Que se pongan en la listita los que quieran figurar. A mí sacamelo vos: hacete cargo vos de que por los últimos ocho años viniste subsidiándome a mí y a un montón de argentinos que no lo necesitábamos y que no lo pedimos.



Todos los diarios oficialistas ponen este tema bien arriba, antes que el aumento impositivo bonaerense, que los nuevos cruces con Moyano y que el conflicto con los manteros.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Levitar

Retiro tiene marcas inglesas
por todos lados.
Los amortiguadores hidráulicos dicen
Ransomes and Rapier, empresa desprendida en 1869
de Ransomes, Sims & Jefferies, surgida en 1789.
Hoy, quienes hacían material ferroviario
hacen cortadores de pasto y son parte
de un grupo gringo: Textron.
La estructura de hierro la hizo la compañía Francis Morton
que nació en 1766 en Liverpool y fabricó el estadio del Everton.

Hoy entré a Retiro desde el último vagón del tren.
Caminé lento, porque se hace una cola enorme,
larga como el andén.

En los molinetes se hace un embudo.
Tengo boleto pero salto para apurar,
porque la mitad de los molinetes están
armados para un sistema que no usa nadie.
Salto y a mi derecha veo un tipo tirando cosas
para arriba.
Miro y veo un kiosco, con cartelería de Coca Cola.
A cierta altura, uno de los costados tiene una pared
abierta. Entiendo entonces que es un entrepiso
usado como depósito.
Adentro hay un tipo, y desde abajo un flaco le tira
packs de seis o doce o quién sabe cuántas botellas
de Levité
pomelo rosado, finamente gasificada.

Veo cómo lanza un paquete, y escucho que grita
¡Eh, Pelado!, y veo que el Pelado aparece
por la ventanita que quedó en lugar de la chapa sacada
y el Pelado se sorprende: un pack casi le pega, lo agarra
justo antes de cabecearlo
y el chango de abajo se ríe y me oye reír y
se da vuelta y me mira.
El flaquito tiene pelo corto, morocho,
con tiritas con gel hacia adelante; dientes de conejo,
salidos y grandes, que ríen, y me escucha decir
“casi se lo ponés de sombrero” y se ríe, de nuevo,
como un orate total.

Pobre chango, me digo, viviendo de tirar packs
de alimentos y bebidas al Pelado.
Pequeño engranaje del capitalismo globalizado,
el no es empleado del gigante francés Danone,
el no es empleado de Villa del Sur,
propiedad del gigante, productor de Levité.
Ni siquiera es empleado de la empresa
distribuidora. El Chango es un tercerizado,
precarizado, de un tercerizado, de un
globalizado.

El Chango no existe, como yo,
que escribo poemas porque me canso
de escribir discursos que no van a decir
porque prefieren bajar y bajar
contenidos hasta que sólo queden
emociones
vacías.

Engranaje menor de la política.
Engranaje menor del mercado.
Él tira packs de aguas.
Yo tiro palabras.
Somos más Retiro que esas marcas,
inglesas, francesas y americanas.
Que los fierros, que los trenes y los uniformes
de TBA; que las vías y los trenes y los puestos
de panchos que tienen papas pai húmedas
como las tardes porteñas.

martes, 22 de noviembre de 2011

Izquierda y derecha

Decía ayer en La Nación Carlos Pagni que España es un modelo para Iberoamérica: "Por su ejemplar transición a la democracia, y por la capacidad para construir un socialismo compatible con el mercado, y un liberalismo conservador compatible con la democracia. Esas condiciones impulsaron un proceso de modernización que mostró a las naciones que hablan español la perspectiva de esa prosperidad que a lo largo de las décadas les había resultado tan esquiva." 

Leo "socialismo compatible con el mercado" y "liberalismo conservador compatible con la democracia" y me emociono. Eso parece, casi, un sistema de partidos. ¡Genial! ¡Una izquierda y una derecha! ¡Buenísimo! Después me acuerdo del peronismo, que ahora es algo más o menos parecido a lo primero, y hace unos años fue algo más o menos parecido a lo segundo: ¿y entonces? Entonces nada, que quizás algún día se decida a ser un partido laborista, como quería Torcuato Di Tella, me digo. O no, y sigamos más o menos así.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Justicia por mano propia

Caminando por mi pacífico barrio suburbano, algo me llamó la atención, algo estaba mal con un auto. 



"Estacionaste mal. Estás ocupando la cochera." Así reza el cartel que un vecino enojado dejó en un limpiaparabrisas doblado, roto, seguramente por el mismo vecino enojado. ¿Qué pasó después? No lo sé. Pero quizás el dueño del auto se enojó y le rompió una ventana a la casa. Podría ser. Son cosas que pueden pasar cuando se intenta hacer justicia por mano propia, que es algo que se suele hacer cuando el Estado no está para cumplir la ley ("Todo trabado", "¿Cuántas veces violaste la ley hoy?") o cuando son los mismos encargados de velar por ella quienes la incumplen: Ejemplos. Quizás la rotura del limpiaparabrisas quedó ahí, pero puede haber generado un ciclo de violencia. Para impedir eso está el Estado, la violencia institucionalizada: por eso la política es la economía de la violencia.

viernes, 18 de noviembre de 2011

No voy en tren...

El otro día tuve que ir al centro en auto y recordé por qué prefiero el tren y el subte: el tránsito es una gran pérdida de tiempo; un acumulador de tensiones, un generador de broncas innecesarias. 


Pero a la vuelta fui por Figueroa Alcorta y los jacarandás estaban todos en flor y bueno, quizás valió la pena después de todo.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Un comienzo

Ayer se anunció un paso más en un sendero que podría llevar a la racionalidad en la provisión de los servicios de energía y agua en Argentina. Como decía acá, cuánto avanzará el gobierno en este camino es aún incierto.


En concreto, la buena noticia es que un montón de personas que estaban recibiendo un subsidio que no deberían recibir dejarán de hacerlo. La mala noticia es que aún falta mucho. Mucha más gente y mucho más aumento: porque lo que cambia con lo anunciado no es cuánto se pagará en total a quienes producen y distribuyen agua y energía, sino sólo la proporción que corresponde a los usuarios y la que corresponde a los contribuyentes. Y lo que se paga hoy por los servicios no cubre el costo de operación más los costos de ampliaciones de los sistemas.

Claramente, acá pensamos que es el camino correcto: hicimos referencia a la insostenibilidad e iniquidad de los subsidios en "Sos un garca, sabelo" y en "Dios atiende en Buenos Aires". Probablemente, entonces, se deberá seguir avanzando de a poquito en este camino de malas noticias. (Eso sí, parece que leyeron muy poco a Maquiavelo, quien recomendaba dar las malas noticias de un saque y las buenas de a poquito.)

miércoles, 16 de noviembre de 2011

El pulso del amor

Leí Pulse, un libro de cuentos de Julian Barnes (otro apunte de Barnes acá). Acá van dos citas que me gustaron mucho (traducción mía):

"Later, when we look back, we will fetishise and celebrate the first date, the first kiss, the first holiday toghether, but what really counts is what happened before this public story: that moment, more of pulse than of thought, which goes, Yes, perhaps her, and, Yes, perhaps him. / Más tarde, cuando miramos atrás, fetichizaremos y celebraremos la primer salida, el primer beso, el primer feriado juntos, pero lo que realmente cuenta es lo que pasó antes de esta historia pública: ese momento, más de pulso que de pensamiento, que va, Sí, quizás ella, y, Sí, quizás él."

"perhaps thats the definition of a happy marriage: both parties are telling the truth, even when their accounts are incompatible. / quizás esa sea la definición de un matrimonio feliz: ambas partes están diciendo la verdad aún cuando sus versiones sean incompatibles."

martes, 15 de noviembre de 2011

lunes, 14 de noviembre de 2011

Capas geológicas

Muchos, muchísimos, de los posts de este blog fueron creados a partir de un afiche en la calle. Una gran proporción, también, salió de esta pared de Avenida Belgrano casi Piedras, a la vuelta de la oficina en la que trabajo. Valga este homenaje y agradecimiento a quienes diseñan, imprimen y colocan estos afiches, que se van adhiriendo unos sobre otros en la vía pública, una idea, un candidato, un show, un apoyo a un gremialista, un producto sobre otro, hasta que finalmente el peso de tanta emoción se descascara y la pared no aguanta más de tantas capas geológicas de sentido.



viernes, 11 de noviembre de 2011

Postal de paternidad

Esto también es "Cosa de hijas". Te metés en el baño para lavarte los dientes. Estás cansado y con sueño porque fue un día largo y costó más de la cuenta dormir a las hijas mayores; y no sabés si podrás dormir muy bien porque todavía está despierta la bebé de 3 meses. Y entonces ves esto, que no es la Biblia y el Calefón, sino el cepillo de dientes de Hello Kitty y el Extra Strenght Tylenol. Y un poco sonreís y te reís de vos mismo, ¿no?



jueves, 10 de noviembre de 2011

Obsesión mediática

Ayer, el diario La Nación dio cuenta del voto contrario a la Argentina en el directorio del BID de parte de EE.UU. Luego, en una conferencia de prensa habitual del Departamento de Estado (porque en los países normales las distintas reparticiones públicas realizan conferencias de prensa habitualmente), el vice-vocero Mark C. Toner fue consultado por esta medida. Según Tiempo Argentino, “El Departamento de Estado desmintió a La Nación”: “el gobierno de los Estados Unidos buscó responder a la interpretación realizada por el diario La Nación que intentó encontrar en el voto negativo estadounidense en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a un crédito para la Argentina, la contracara a la correcta relación que une a ambos países.”


La interpretación de Tiempo Argentino entra, en mi humilde entender, en la categoría de las “Mentiras”. Primero, porque el gobierno norteamericano no buscó nada más que responder a una pregunta, aunque no aceptó el verbo “castigar” que usó el periodista en la conferencia de prensa. Segundo, porque no negó los problemas que llevaron al voto no positivo, digamos así, de EE.UU., lo que no quita que, como es habitual, hable de una reunión productiva entre los presidentes y de una historia de cooperación y todas esas cosas que dicen los voceros y los diplomáticos. (La conferencia de prensa puede verse acá; concretamente sobre el voto dijo – traducción mía – que “el gobierno norteamericano alienta al gobierno de Argentina a resolver todo este tipo de demandas arbitrales pendientes en el marco del CIADI como así también a que tome los pasos pendientes para normalizar completa y finalmente sus relaciones con sus acreedores.”)

A mí lo que me llama la atención es esta obsesión mediática de Tiempo Argentino y del kirchnerismo en general. Esta necesidad casi narcisista de desmentir todo aquello que no devuelva una imagen perfecta de ellos, del modelo y del país maravilloso que habrían forjado. Sobre todo cuando hay alternativas; en este caso, algo así como “EE.UU. minimizó el hecho en el marco de una buena relación bilateral” e incluso “son detalles que quedan de quienes incendiaron el país”. Pero no: EE.UU. desmintió a La Nación, dicen, y no es cierto.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Ejemplos

Caminando con mis tres hijas me encontré el sábado en la calle más transitada de mi barrio con esto: un vehículo de la Dirección de Tránsito de San Isidro y un guardia de tránsito bloqueando la senda peatonal. Con lo que me cuesta como peatón hacer que los autos particulares respeten ese espacio, los muchachos encargados de ordenar el tránsito dieron ese maravilloso ejemplo. ¿Será un sueño tan difícil de cumplir que los que tienen que hacer cumplir las leyes ayuden con su ejemplo?



martes, 8 de noviembre de 2011

¿Se viene la moderación?

Una semana te limitan la compra de dólares y la otra te anuncian una racionalización de los subsidios. Después te dicen que no se van a subir tarifas pero se juntan con Obama con toda moderación y alegría de los medios oficialistas y se vuelve a hablar de un acuerdo con el Club de París. Mientras algunos exagerados creen que lo del dólar es un "Korralito K", Juan José Llach en La Nación dice que las regulaciones cambiarias podrían "marcar el comienzo de una tercera y riesgosa etapa de las políticas económicas de la última década" pero que "todavía se está a tiempo de enmendar los errores." Así estamos: a merced de que este gobierno que decide todo en conciliábulos de tres o cuatro defina el rumbo. Esa es nuestra debilidad institucional. Y no, no es responsabilidad exclusiva del gobierno.


lunes, 7 de noviembre de 2011

La relación con EE.UU.

El día que la presidente Cristina Fernández se reunía con Barack Obama algunos amigos del gobierno, incluyendo a La Cámpora y el espacio Carta Abierta, recordaban la contra cumbre de Mar del Plata. En aquella cumbre el presidente Néstor Kirchner destrató innecesariamente al presidente de EE.UU. George W. Bush, lo que enfrió la relación bilateral por mucho tiempo.


Todos los diarios parecen coincidir que a partir de la reunión del viernes se podrá relanzar la relación bilateral. Página/12 y Tiempo Argentino parecen compartir este acercamiento. Esperemos que el gobierno escuche más a éstos que a los otros. Nos convendría a todos.




viernes, 4 de noviembre de 2011

Estudiá ingeniería

Me encantan los ingenieros; me gustan sus cálculos, sus lápices en los bolsillos de las camisas, sus calculadoras Hewlett Packard y su particular sentido del humor. Además, me gustan las fábricas y la industria y entiendo que necesitamos muchos ingenieros para que nos desarrollemos económicamente. Es más, una vez hasta escribí un discurso para el Día de la Ingeniería (con citas a Alberdi y Sarmiento y todo). Pero que la Universidad de Buenos Aires haga publicidad para su carrera de ingeniería me parece un despropósito. Es difícil que convenzan a un pibe que no iba a estudiar eso; mejor sería gastar esa plata en becas para los que quieren y no pueden porque la gratuidad no garantiza el acceso.



jueves, 3 de noviembre de 2011

¿Dólar o subsidios?

Ámbito Financiero tituló que “Comienza la baja del gasto” y en La Nación, Pagni habla de una “racionalidad tardía”. Lo cierto es que a menos de una semana de haber anunciado la poco racional restricción a la compra de dólares el gobierno muestra ahora que el camino puede pasar por una revisión de la nefasta política de subsidios.


La política de subsidios es insostenible económicamente (quita incentivos a invertir, lo que lleva a menos producción y más necesidad de cubrir por importaciones que deben ser subsidiadas); es insostenible socialmente (ya que beneficia a los ricos como decía en “Sos un garca, sabelo”); es injusta geográficamente (“Dios atiende en BuenosAires”); y es insostenible ambientalmente, porque el precio planchado quita al consumidor el principal incentivo a ahorrar recursos que son finitos y que tienen efectos sobre el medio ambiente.

Desmantelando la política de subsidios se soluciona buena parte del problema fiscal y de cuenta corriente, y se puede avanzar en una tarifa social para los que realmente lo necesitan evitando buena parte de los costos mencionados arriba. ¿Cuánto van a avanzar en este sendero? ¿Es seria la decisión de racionalizar la economía? ¿O, como dijo De Vido, no aumentarán tarifas de los hogares? Si es seria, han elegido un excelente momento: si corrigen ahora pueden llegar muy bien a 2013. ¿Cuánto hay, finalmente, en estas idas y vueltas de internas dentro del gobierno? ¿Harán como con el dólar o como lo que empezaron a anunciar ayer? Veremos, veremos.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

7 ministros

El sábado pasado fui con mis dos hijas mayores a pasear. Como hacemos bastante a menudo, una parada fue en la librería. Tras mucho revolver, la mayor, de 5 años, eligió “Shakespeare y la ensalada” por una razón instrumental: estaba en letras mayúsculas y así podía leer un poco. La del medio, de 3, se sentó en el piso en un pasillo con un libro; daba vuelta las hojas y “leía” en voz alta, inventando historias. Una de las chicas de la librería la miraba y sonreía y yo me puse orgulloso.


Yo elegí el libro del amigo Ezequiel Burgo y lo recomiendo con ganas: son 7 capítulos sobre 7 momentos clave de 7 ministros de economía; cada uno de los capítulos se lee como una pequeña novela, porque se enfoca no tanto en la parte técnica de los planes sino en las dinámicas humanas y políticas entre los equipos, los presidentes y los ministros. Burgo logra que cada uno de los personajes aparezca más humano, con las limitaciones propias de la realidad. El lector que no suscribe dogmas termina así queriendo un poco más o rechazando un poco menos a casi todos ellos (ministros, colaboradores, presidentes). Yo, por ejemplo, valoré algunas posturas del primer Kirchner que había olvidado. ¿Perdona demasiado el autor? Puede ser. Pero extrañamente eso es lo políticamente incorrecto en la Argentina actual, donde se demoniza a todo lo diferente demasiado rápidamente. En ese contexto, Ezequiel tiene el coraje de no hacerlo. Muy recomendable.


martes, 1 de noviembre de 2011

Más gorilas

Hace cinco meses en "Gorila" nos reíamos un poco de quien escribió el cartel de la derecha ("Kristina montonera resentida revanchista atea y grasa"); ahora apareció uno a la izquierda ("Nestor K montonero cobarde acomplejado"). Pero sobre todo, aparecieron dos simpáticos gorilas. La respuesta es clara: damos vuelta lo dicho sin negar nada; lo dicho no es más que fruto del resentimiento y del aislamiento de los gorilas, impotentes frente al poder del peronismo. 

El poder del peronismo a veces me hace acordar a una propaganda de neumáticos que decía que la potencia sin control no sirve para nada. Tras su victoria en 2007 Cristina y Néstor armaron solitos la crisis del campo; tras su victoria en 2011 el compañero fue Boudou para hacer esta otra crisis verde, del dólar. Como en 2008, todavía pueden rectificar. Tiendo a pensar, sin embargo, que son más tozudos que los gorilas y que van a ratificar este ritmo errado. Esperemos, por el bien de todos, que corrijan.