miércoles, 28 de diciembre de 2011

Muerte al cáncer

En la facultad, una amiga muy gorila me contó una vez que cuando se le diagnosticó cáncer a Eva Perón aparecieron grafittis en Buenos Aires con la leyenda “Viva el cáncer”. Como yo también era muy gorila (y muy chico), recuerdo que me causó un poco de gracia. Qué ocurrentes los muchachos, pensaba.

Ahora soy bastante menos chico y bastante menos gorila y lo primero que pienso es que esa señora es una señora, con mamá, con hijos, con amigos supongo, aunque su actividad no es muy buena para eso. Entonces, mi sincero deseo como ser humano es que la operación sea exitosa, que la recuperación sea buena y que venza a la enfermedad.

Como politólogo (pongamos por un segundo que eso es lo que soy) me veo inclinado también a la reflexión, sobre todo cuando veo a muchos estúpidos quizás no diciendo pero sí pensando “Viva el cáncer”. Y la reflexión es que no está bueno que tus adversarios te deseen la muerte; y que lo hagan o no depende no sólo de ellos sino también, al menos en parte, en lo que vos hagas. Estas últimas semanas fueron, en este sentido, particularmente negativas: las leyes sobre Papel Prensa, Antiterrorista y hasta la Ley de Tierras son iniciativas que nos preocupan a muchos. Entonces, mi segundo deseo, como ciudadano, es que también venza esa tendencia política a gobernar como si sus adversarios fueran enemigos, sin respetar a las instituciones, como ejemplo paradigmático de la democracia delegativa.

En pocas palabras: que muera el cáncer y que viva la república.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Se acabó el año

Se acabó el año. Al menos, se acabó en la jurisdicción que me compete, la de 7:50 a Retiro. Ha sido, estimados lectores, un año muy interesante para mí en este Laboratorio de ideas así que, ante todo: gracias. Gracias por acompañarme porque el gran temor, obviamente, era escribir y que del otro lado no hubiera nadie leyendo. Fue divertido tratar de encontrar por lo menos un tema interesante por día hábil (y fueron, con este, 242 posts desde el 3 de febrero).

A partir de hoy y hasta el 1° de marzo entramos en horario de verano. Si en el “Post inaugural” decía, básicamente, que iba a escribir de lo que se me cantara, ahora les digo que hasta marzo voy a escribir básicamente cuando se me cante hacerlo. El verano lo voy a dedicar ahora sí a otro proyecto (como decía acá). Saludos a todos los lectores: espero que tengan un gran verano y comienzo de año.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Entrañas de la ciudad

A la altura de Avenida Belgrano, un tunel cruza por debajo de la Avenida 9 de Julio. Pasé hace poco y me pareció una imagen extraña, mezcla de "Hombre mirando al sudeste" y de bunker comunista, pero bien porteño. No sé si la foto captura todo eso que me pasó cuando crucé.


miércoles, 14 de diciembre de 2011

Foto post

Seguimos con obviedades porteñas. Hace unos días fue Retiro con palabras, hoy La Giralda con fotos. En la pared del fondo, el cartel de neón dice "Chocolate con Churros. Submarino Sandwiches Toddy." Abajo, el mozo corto de genio habla por celular. A la izquierda la barra y las botellas y, más atrás, las botellitas de escocés donde se refleja la leyenda de neón.





martes, 13 de diciembre de 2011

Mucho más que una mujer excepcional

Cuando me preparaba para hacer una tesis de Maestría biográfica, mi tutor y  maestro Ezequiel Gallo me explicó que lo más difícil de la biografía era el difícil equilibrio entre el personaje y el tema. De un lado, una biografía debe ser siempre sobre un personaje excepcional, de lo contrario no se entendería por qué nos centramos en ese personaje. Por otro lado, si sólo describimos ese personaje, y no un país, una época, un tema, la relevancia de la biografía es menor.

Acabo de leer un libro que logra un gran equilibrio al respecto: se trata de Margarita Barrientos. Una crónica sobre la pobreza, el poder y la solidaridad de mi amiga Luciana Mantero (sí, este ha sido un gran año en términos de amigos  escritores).

El libro, ya leído pero no dedicado, en mi escritorio.


El personaje, Margarita Barrientos, es sin duda excepcional en su capacidad de salir de la pobreza absoluta, desde un paraje rural cerca de Añatuya (Santiago del Estero) hasta el programa de Mirta Legrand. La historia es excepcional además porque se trata de una historia de movilidad social ascendente a partir de la solidaridad. ¿Cómo lo logró? A partir de la voluntad, del manejo de los medios y del poder y de una fuerza transparente y muy auténtica. 

El libro es mucho más que una biografía, sin embargo; es, como dice el subtítulo, una crónica sobre la pobreza. Los lectores podemos entrar a través del libro a un mundo muy cercano pero muy distinto: el mundo de la villa, el cirujeo, el paco, la ocupación de tierras. Un mundo en el que las historias se construyen de otra manera. Por eso es muy acertada la decisión de ordenar los capítulos por temas: algunos más biográficos y otros sobre cuestiones específicas (el manejo de los medios, la política, la obra, la villa, la droga). 

Finalmente, el libro es también, de alguna manera, el relato del encuentro entre distintos: sobre cómo Luciana se internó en ese mundo sin dejar de ser parte del suyo, sobre cómo fue recibida y cómo debió ajustar su oído para leer lo que escuchaba. En conclusión, un libro muy interesante porque es sobre una mujer excepcional y porque, al mismo tiempo, echa luz sobre la gran cuestión argentina: la persistencia de la pobreza extrema en un país de grandes riquezas naturales y sociales.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Sintonía fina

Recuerdo que José Nun, antes de ser Secretario de Cultura, tuvo un interesante hallazgo sobre un deslizamiento importante en una traducción. Lo que en Argentina se conocía como “derrame” económico (el concepto de que si las empresas ganan el dinero, las ganancias, derraman hacia todos) en verdad, en inglés, era “goteo” (trickle down). De goteo a derrame, decía Nun, hay una distancia.

La presidente trae ahora un concepto, el de sintonía fina, que ella resignifica. En los años noventa por sintonía fina se entendía cambios menores respecto de un rumbo señalado. Se decía, por entonces, que ya se habían hecho las grandes transformaciones estructurales desde el gobierno, y que la política económica entonces pasaba por cambios menores, por una sintonía fina a partir de un rumbo señalado. La resignificación actual es que “sintonía fina” parece referirse a que el gobierno pueda no sólo tocar el control remoto grande, de la economía, sino también los controles más chiquitos de cada sector y de cada empresa.

Esta resignificación ya había sido avanzada en “El discurso en la UIA”. Yo decía allí que “sintonía fina no parece ser ajustar detalles sino entrar en el detalle, individual, de cada sector: 'vamos a tener que comenzar a precisar y a estudiar a cada uno de los sectores' 'en lo que son los grandes temas, inversión, cuestiones salariales, inflación, subsidios'.” Y concluía que “No se trata de crear marcos y leyes sino de decidir en cada caso y con sintonía fina: cuando hablemos, dijo, 'quiero que me hablen con números (…) los de las utilidades, lo que hemos invertido, lo que tenemos que hacer, de la competitividad'.”

Fuente: www.casarosada.gov.ar

En el acto de asunción del mando el 10 de diciembre (el discurso completo acá) la presidente insistió en esta línea: “quiero decirles esto de la sintonía fina, como se lo dije a los industriales, a los empresarios, la necesidad de que no puede haber reglas generales para todas las empresas ni para todos los empresarios. Que vamos a ir empresa por empresa, actividad por actividad.” Y para eso, qué mejor que una gran secretaría de comercio interior y exterior, a cargo del rey de la sintonía fina, Guillermo Moreno, el de los finos modales. Muchos interpretaron que por “sintonía fina” la presidente anunciaba los cambios que había que hacer ante las nuevas circunstancias; como con el goteo y el derrame, acá hay un cambio de significado: sintonía fina es “ir empresa por empresa, actividad por actividad.”

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Otra vez sopa

Desde que quedó claro que la presidente sería reelecta, la pregunta política más importante era si se venía la radicalización populista o una racionalización del “modelo”. Un indicador del camino, se decía, era el nuevo gabinete. En el discurso de la UIA, según mi análisis, lo que dijo la presidente es que seguiría más o menos igual: con los cambios que pidiera la situación para mantener “el modelo”, pero sin profundización. Y la “sintonía fina”, como dije allí, implica que las herramientas (meterse dentro de la micro de las empresas, presionar vía Moreno antes que ordenar a través de marcos legales, etc.) no van a variar.

Ayer, en una “conferencia de prensa” que no lo fue, el vocero presidencial anunció el nuevo gabinete. Salvo los tres cambios obligados, todos los ministros mantienen su lugar, así como la presidente del Banco Central y el Director Ejecutivo de la ANSES. De los cambios, los tres venían ya trabajando en las mismas reparticiones: Juan Manuel Abal Medina era Secretario de Comunicación Pública y sube un escalón hasta la Jefatura de Gabinete; Hernán Lorenzino era Secretario de Finanzas y hace lo mismo en Economía; y Norberto Yauhar salta dos escalones desde la Subsecretaría de Pesca hasta el Ministerio de Agricultura.

Así, el anuncio del nuevo gabinete confirma que la intención de la presidente Cristina Fernández es continuar de la misma manera: con la misma gente, con la misma orientación y con las mismas herramientas. Otra vez sopa, diría Mafalda. Veremos si las mismas recetas sirven para los próximos cuatro años.


El próximo ministro de Economía, Hernán Lorenzino. Imaginamos que no lo eligieron por la pilcha. 
Foto: NA via Infobae (http://www.infobae.com/notas/620800-Perfil-del-ministro-de-Economia-Hernan-Lorenzino.html).

martes, 6 de diciembre de 2011

No seas gil

Sí, a vos te digo: no seas gil y comprate el libro doble Camino de Cintura / El ragbier poeta de  mis amigos María Bernardello y Tomás de Vedia que se presentó el sábado. Por escasos cincuenta pesitos tenés no uno, sino dos libros, óperas primas de dos muchachitos que van a dar que hablar. Dos estilos distintos, dos géneros distintos pero un mismo libro y un mismo deseo: contarte cómo la viven que es contarte cómo la vivimos.

El libro, firmado por los dos, en mi escritorio.

El ragbier poeta es la primera novela de Tomi de Vedia, quien jugó al rugby en el SIC, en Inglaterra y en los Pumas. Wing tres cuartos rápido y fuerte, la novela hace lo mismo: va para adelante sin consideraciones ni miramientos, con humor y con alegría. Como dice Washington Cucurto en la solapa, “con soltura, ganas de coger, mucho humor”.

Camino de Cintura es la primera colección de cuentos de María Bernardello, “La Carver de Adrogué”, como la bautizó Santiago Llach. Son “cuentos extraños, hermosos”, dice Fabián Casas. En un registro totalmente distinto al de Tomás, María va al meollo de relaciones humanas siempre complejas y nunca totalmente transparentes. Dice Llach en la solapa: “muestran en acción la trama de las relaciones, de lo que se pudre y lo que se rehabilita cuando se forma una familia”.

Dos libros interesantes de autores emergentes, por el precio de uno. No seas gil: compralo y leelo que la vas a pasar bien. Son sólo cincuenta pé y me dicen que se consigue en estas librerías. Y si todavía no te convencí, fijate lo que dijo Fran Erian sobre Camino de Cintura.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Cobos y la jura

En una república, se supone que manda la ley. En una "Democracia delegativa" manda el presidente-salvador de la patria. El título de Tiempo Argentino sobre el papel de Cobos en la asunción de Cristina Fernández marca la confusión reinante, porque aún cuando quieren mostrar que la presidente cumple con la obligación legal la ponen dando instrucciones: "dio la instrucción" de que se cumpla con la Constitución. Insólito.


La obligación constitucional surge del artículo 93: "Al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente prestarán juramento, en manos del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en Asamblea, respetando sus creencias religiosas, de "desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de Presidente (o vicepresidente) de la Nación y observar y hacer observar fielmente la Constitución de la Nación Argentina"."

Declaración de los historiadores

La semana pasada di mi opinión sobre el Instituto de Nacional del Revisionismo Histórico en "Enemigos". De tónica similar es la declaración de más de 200 historiadores e intelectuales de otras especialidades y de diversas inclinaciones políticas que copio abajo y a la que adhiero plenamente.

Sobre la creación del Instituto Dorrego

El Poder Ejecutivo Nacional acaba de crear por decreto el Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego.  Según se expresa en los considerandos de la medida, su finalidad “será estudiar, investigar y difundir la vida y la obra de personalidades y circunstancias destacadas de nuestra historia que no han recibido el reconocimiento adecuado en un ámbito institucional de carácter académico, acorde con las rigurosas exigencias del saber científico”. Entre esas figuras, se incluye a Dorrego, San Martín, Güemes, Artigas, Rosas, Yrigoyen, Juan Perón y Eva Perón, además de algunos personajes de otros países de América Latina.

Se agrega que el Instituto se abocará a “la reivindicación de todas y todos aquellos que… defendieron el ideario  nacional y popular ante el embate liberal y extranjerizante de quienes han sido… sus adversarios…”. Y, según el artículo 1º, se revisará “el lugar y el sentido que les fuera adjudicado por la historia oficial, escrita por los vencedores de las guerras civiles del siglo XIX”. Ante esta medida y los motivos que la fundan, los abajo firmantes expresamos nuestra profunda preocupación en torno a los siguientes puntos:

1. El primer considerando pone al desnudo un absoluto desconocimiento y una desvalorización prejuiciosa de la amplia producción historiográfica  que se realiza en el marco de las instituciones científicas del país –universidades públicas y privadas, organismos dependientes de CONICET, entre otras-donde trabajan cientos de investigadores en historia, siguiendo las pautas que impone esa disciplina científica pero a la vez respondiendo a perspectivas teóricas y metodológicas diversas. En los últimos treinta años la historiografía argentina ha producido abundante conocimiento sobre diferentes períodos, procesos y figuras, incluyendo todas las que menciona el decreto como “relegadas”.

2. Con todo el peso del Estado, el Instituto se crea para promover un discurso oficial sobre el pasado. Se rescata aquí una corriente específica, el revisionismo, que a mediados del siglo XX ofreció interpretaciones novedosas sobre la historia argentina, pero que, al igual que la corriente “liberal”, no responde a los criterios actuales que orientan la disciplina. Esta ha desarrollado instrumentos de análisis complejos que resisten el reduccionismo propio de esas corrientes cuyo objetivo central era la construcción de héroes y villanos. Ese enfoque maniqueo, que el Instituto adopta, no admite la duda y la interrogación, que constituyen las bases para construir, sí,  “saber científico”.

3. A través de esta medida, el gobierno nacional revela su voluntad por imponer una forma de hacer historia que responda a una sola perspectiva. Se desconoce así no solamente cómo funciona esta disciplina científica, sino también un principio crucial para una sociedad democrática: la vigencia de una pluralidad de interpretaciones sobre su pasado.

El Poder Ejecutivo de turno tiene el derecho de presentar su propia visión del pasado del país,  pero crear una institución estatal cuyo objeto es imponer una forma perimida de hacer historia y una visión maniquea de ese pasado constituye un hecho grave que, sin duda, conspira contra el desarrollo científico y  la circulación de diversas perspectivas historiográficas, a la vez que avanza hacia la imposición del pensamiento único, una verdadera historia oficial.

Mirta Zaida Lobato, Hilda Sabato, Juan Suriano

ADHESIONES (al 29/11/2011)
Acosta, María Martina - Aguiar, Liliana - Alessio, Aldo - Aliata, Fernando - Alonso, Fabiana - Alonso, Luciano - Álvarez, Adriana - Altamirano, Carlos - Argeri, María E. - Armus, Diego - Bacolla, Natacha - Badoza, Silvia - Baldasarre, María Isabel - Ballent, Anahí - Banzato, Guillermo - Barry, Viviana - Bartolucci, Mónica - Bavasso, Ceferino - Belini, Claudio - Bertoni, Lilia Ana - Bianco, Diana - Bjerg, María - Bleta, Atilio - Bolcatto, Viviana - Boixados, Cristina - Bonaudo, Marta - Botana, Natalio - Boumera, Araceli - Bovi, María Teresa - Bragoni, Beatriz - Brandolini, Carolina - Buchbinder, Pablo - Burucúa, José Emilio - Calderón Diz, María Eugenia - Candiotti, Magdalena - Carnovale, Vera - Carrizo, Bernardo - Castello, Ana María - Caula, Elsa - Cavarozzi, Marcelo - Cicerchia, Ricardo - Closa Gabriela - Conti, Viviana - Da Orden, Liliana - Denkberg, Ariel - De Privitellio, Luciano - De Titto, Ricardo - Dicroce, Carlos Alberto - Di Liscia, María Herminia - Di Stéfano, Roberto - Djenderedjian, Julio - Eujanian, Alejandro - Fernández, Alejandro - Finocchio, Silvia - Flier, Patricia - Fraschina, Alicia - Frid, Carina - Gallo, Klaus - Gayol, Sandra - Geli, Patricio - Ghirardi, Mónica - Gianella, Alicia - Giménez, Juan Cruz - Giunta Andrea - González Leandri, Ricardo - Gluck, Mario - Gorelik, Adrián - Gotta, Claudia - Gramuglio, María Teresa - Halperín Donghi, Tulio - Heredia, Edmundo - Hora, Roy - Ibarlucía, Ricardo - Iglesias, Héctor Eduardo - Jáuregui, Aníbal - Justiniano, María Fernanda - Kindgard, Adriana - Liernur, Jorge - Lanciotti, Norma - Lázzaro, Silvia - Leoni, María Silvia - Levinson, Andrés - Lida, Miranda - Lionetti, Lucía - Luchilo, Lucas - Lvovich, Daniel - Macías, Flavia - Macor, Darío - Macchioli, Florencia - Madariaga, Marta - Maina, Marcelino - Malamud, Carlos - Malosetti, Laura - Martín, María Pía - Mata, Sara - Matallana, Andrea - Mazzei, Daniel - Megías, Alicia - Míguez, Eduardo - Milletich, Vilma - Mónaco, César - Motura, Nicolás Daniel - Mujica, María Luisa - Munilla, Lía - Myers, Jorge - Navajas, María José - Nicola, Mariné - Nieto Daniel - Novaro, Marcos - Nudelman, Ricardo - Palermo, Vicente - Pastoriza, Elisa - Pavesa, Pablo - Paz, Gustavo - Pedrosa, Fernando - Peirotti, Leonor - Persello, Ana Virginia - Pianetto, Ofelia - Piazzesi, Susana - Pini,Valeria - Piñeiro, Elena - Plante, Isabel - Plotkin, Mariano - Podgorny, Irina - Pons, Horacio - Príamo, Luis - Prieto, Agustina - Quijano, Heraldo Marcial - Quiroga, Hugo - Ras, Marcia - Requena, Pablo - Reynoso, Daniel - Richard-Jorba, Rodolfo - Rocchi, Fernando - Rodríguez, Rodolfo - Rojkind, Inés - Roldán, Darío - Romano, Silvia - Romero, Luis Alberto - Rubinzal, Mariela - Ruibal, Beatriz -  Salvatore, Ricardo - Sarlo, Beatriz - Sedrán, Paula - Scarfi, Juan Pablo - Schettini, Cristiana - Silvestri, Graciela - Siracusano, Gabriela - Solís Carnicer, María del Mar - Spinelli, María Estela - Stagnaro, Andrés - Tarcus, Horacio - Tato, María Inés - Tcach, César - Ternavasio, Marcela - Teruel, Ana - Tío Vallejo, Gabriela - Tonón, María Cecilia - Valdez, María José - Vezzetti, Hugo - Vidal, Gardenia - Walpen, Juan Bautista - Yablón, Ariel.

OTRAS ADHESIONES (al 29/11/2011)
Avelar, Idelber - Bágueme Cervellera, María José - Begher, Roberto - Birn, Anne-Emanuelle - Bordelois, Gastón - Caetano, Gerardo - Cohen Agrest, Diana - Fernández, Coroliano - Ferrari Etcheverry, Alberto - Gil, Elsa Beatriz - Giúdice, Horacio - Gómez, Alejandro - Iglesias, Héctor Eduardo - Iglesias, José María - Kreimer, Carlos - López, Mario Justo - Marchese, Mariana - Noiosi, Rubén Oscar - Otero, Osvaldo - Presas, Mario - Richeri, Luis María - Romero, Amílcar - Roulet, Margarita - Sacchi, Rubén - Santa Cruz, María Isabel - Santilli, Estela - Stigol, Nora - Suárez, Carlos Abel - Suárez Lastra, Facundo - Talk, Ana María - Tampieri, Susana - Tello Rosas, Guillermo - Walger, Sylvina - Wehbe, César Emilio.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Democracia delegativa

El martes 29 falleció el politólogo argentino Guillermo O’Donnell, probablemente el más influyente internacionalmente en su campo académico. Desde el martes releí unos cuantos capítulos suyos. Ayer, específicamente, releí “¿Democracia delegativa?” (en Contrapuntos. Ensayos escogidos sobre autoritarismo y democratización, Paidós, Buenos Aires, 1997) y me impresionó mucho su actualidad.

Leo. “Las democracias delegativas se basan en la premisa de que la persona que gana la elección presidencial está autorizada a gobernar como él o ella crea conveniente, sólo restringida por la cruda realidad de las relaciones de poder existentes y por la limitación constitucional del término de su mandato. (…) La democracia delegativa no es ajena a la tradición democrática. En realidad es más democrática, pero menos liberal, que la democracia representativa. La democracia delegativa es fuertemente mayoritaria.” Y me acuerdo de quienes justifican determinadas medidas por el 54% obtenido en octubre.

Los  gobiernos y regímenes delegativos se dan sobre telones de crisis. Leo. “Esta crisis genera un fuerte sentido de urgencia y ofrece un fértil terreno para el cultivo de las propensiones delegativas que pueden existir. (…) El suyo es el gobierno de salvadores de la patria.” Por ello, la “delegación incluye el derecho (y el deber) del presidente de administrar los amargos remedios que recompondrán la salud de la nación. Desde este punto de vista parece obvio que sólo la cabeza sabe realmente lo que se debe hacer: el presidente y sus colaboradores cercanos son el alfa y el omega de la política.” Y pienso en cuántas páginas de diarios y columnas de opinión escudriñaron este mes la política para ver cómo será el gabinete. Y me acuerdo de Menem usando las híper como justificativo de todo, y a los K con el 2001.

Pero la “democracia delegativa tiene la aparente ventaja de facilitar un proceso decisorio rápido, aunque al costo de aumentar las probabilidades de que se comentan errores groseros, multiplicar las incertidumbres que rodean la implementación de las decisiones y concentrar en el presidente la responsabilidad por los resultados.” Pienso, por ejemplo, en los controles en el mercado de cambios o en la 125.

El ensayo es de 1997 y las características van más allá de este gobierno o de otros y dependen también del compromiso y de la forma de intervención de la sociedad (ciudadanos, organizaciones, partidos, etc.) Para O’Donnell, salir de esta situación requería “que una parte decisiva de la clase política llegue a reconocer la calidad autodestructiva de los ciclos y procesos y resuelva cambiar los términos en que compite y gobierna.” Yo participo en la manera que elegí porque todavía creo que se pueden cambiar esos términos para mejorar nuestra calidad democrática. Ese sería el mejor homenaje para todos los que, como Guillermo O’Donnell, trabajaron desde sus lugares y desde sus ideas, por la democracia.

Tristeza

Lo de ayer en la Legislatura me despierta tristeza, mucha tristeza.

No me quiero meter en si las patotas de unos o los manifestantes de otros o la policía de unos o de otro o qué. Lo más importante es la educación. Ayer leí una columna de Andrés Oppenheimer que ponía en contexto un informe de la CEPAL sobre la reducción de la pobreza en América Latina. Es verdad, dice Oppenheimer, que se redujo, pero mucho menos que en Asia; y allí se redujo más por tres razones: “educación, educación y educación”. La “mayoría de los países latinoamericanos se han enfocado [en sus políticas educativas] en expandir la cobertura escolar con poca preocupación por la excelencia académica.”

Si la discusión sobre cómo elegir a los docentes resulta en incidentes como los de ayer estamos jodidos. Y yo quiero creer: que podemos educar mejor, que podemos sacar a todos los argentinos de la pobreza, que podemos aprender a discutir mejor. Por eso lo de ayer me genera mucha tristeza.

jueves, 1 de diciembre de 2011

El divorcio

Hace poco leí "Vivir afuera", maravillosa novela de Rodolfo Fogwill sobre los noventa y el conurbano y muchas cosas más. Transcribo cinco párrafos en los que Guillermo Wolff, uno de los personajes, reflexiona sobre el divorcio:

"Mirándose al espejo, rato después, vestido, confirmó esa impresión que llamaba para sí "cara de divorciado": hacía años que los divorciados le representaban una posición tan despreciable como la de las cuarentonas que programan salidas al cine para la noche de los sábados, los secretarios de tribunales que nunca terminan de ascender y esa nueva promoción de contadores que estaba floreciendo al amparo de la política tributaria del ministro. 

Un divorciado es un cuerpo errante, hecho de restos de algo que fracasó. Habría que prohibir el divorcio. El divorcio es una institución errónea, diseñada para facilitar la recurrencia en el matrimonio de alguien que ya probó que no sirve para eso. Es decir: que no sirve para nada. Un verdadero hombre debe tener su economía bien organizada para comprar una mujer de modo que, bajo ninguna circunstancia, puedan llegar a confundirlo con un divorciado.

En cambio - pensó - las divorciadas parecen ganar algo con el divorcio. Tal vez porque las divorciadas que perdieron nunca están al alcance de la vista: están llorando histéricas en sus habitaciones, prostituyéndose en el barrio para mitigar en un solo acto la soledad y la miseria o padecen, neuróticas, sirviendo de secretarias con fibromas y várices y apestando con su malhumor el espíritu de las organizaciones que las contratan porque son más baratas y más serviles que las aspirantes de buena presencia.

Las divorciadas a la vista, las que circulan, son un rango superior: un estado intermedio entre las mujeres y los seres humanos. Un buen divorcio, bien dotado y con la sombra de un ex marido que fracasó y paga por ello, provoca como un estiramiento del cuerpo de la mujer. 

Ves a una mujer que de repente parece más alta, su voz se torna un poco más grave y mucho más sonora, embellece, no plancha más, no espera y seguro que es una que acaba de divorciarse de un tarado dispuesto a pagar".

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Importar clavos

La verdad es que no sé cómo anda la industria argentina de clavos (o chapas, o martillos o lo que quieran). Pero si, por ejemplo y suponiendo, el clavo argentino saliera el doble del importado y tuviera una calidad igual me gustaría importarlo. Quizás eso nos ayudaría a resolver el déficit de un millón de viviendas que tiene el país. ¿O es este un argumento anarco-capitalista? ¿Quién gana con el clavo nacional? ¿Todos? ¿O sólo algunos empresarios y algunos trabajadores a costa de todos los que quieren tener una casa? Suena linda la idea: ¡vivamos con lo nuestro! Pero quizás es mejor hacer lo nuestro bien e intercambiar con lo que otros hacen mejor. Una idea novedosa, sin duda.



martes, 29 de noviembre de 2011

Enemigos

Sí, a mí también me molesta la creación del Instituto de Revisionismo Histórico. Porque, como dicen los historiadores académicos en la nota que publicó ayer La Nación y Beatriz Sarlo en la columna sobre el tema, el Estado empieza así a terciar en un debate académico que es mejor dejarlo en el ámbito académico; porque, como dice Sarlo, hay un riesgo de dejar de lado las buenas prácticas de la profesión con fines políticos y no académicos. Y, lo que más me molesta en lo personal, por su visión maniquea de una historia de buenos y malos y de enemigos entre argentinos. A mí, personalmente, me avergüenza que un documento legal argentino, como el decreto 1880/2011, sostenga esta visión francamente infantil de la historia argentina:

Que el INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO” no se abocará en exclusividad a la figura del mártir de Navarro sino a la reivindicación de todas y todos aquellos que, como él, defendieron el ideario nacional y popular ante el embate liberal y extranjerizante de quienes han sido, desde el principio de nuestra historia, sus adversarios, y que, en pro de sus intereses han pretendido oscurecerlos y relegarlos de la memoria colectiva del pueblo argentino.

viernes, 25 de noviembre de 2011

El discurso en la UIA

Desde que el oficialismo ganó las elecciones y goza de la iniciativa política casi absoluta muchos nos preguntamos qué rumbo tomará el nuevo gobierno: profundización populista, corrección o algo más o menos parecido a lo conocido. En las últimas semanas se vieron movimientos en el campo sindical, en subsidios, en Aerolíneas y en el manejo del dólar. Pero en un país y con un gobierno como el actual, en el que las decisiones parecen pasar casi exclusivamente por una persona, lo que importa es lo que piensa esa persona. Y el martes pasado la presidente habló en la Conferencia Industrial de la UIA (discurso completo cortesía de Aníbal Fernández acá) así que nos pareció interesante leerlo y analizarlo.

Fuente: www.anibalfernandez.com.ar

Bien pronto en el discurso, la presidente hizo mención a la situación internacional: dijo que es un cuadro “complejo, difícil y por momentos asusta a algunos”. Tras teorizar sobre la historia y sus interpretaciones dijo que el gran problema actual es que “se están tratando de aplicar viejas ideas para resolver nuevos problemas” y que no existe hoy un David Ricardo, un Adam Smith o un Carlos Marx “que dé un marco teórico a lo que está pasando y entonces permita decodificar por dónde vamos y hacia dónde vamos.”

Ese marco difícil y esa falta de un marco decodificador parece ser lo que justifica la nueva etapa, definida como “la etapa de la sintonía fina.” Pero sintonía fina no parece ser ajustar detalles sino entrar en el detalle, individual, de cada sector: “vamos a tener que comenzar a precisar y a estudiar a cada uno de los sectores” “en lo que son los grandes temas, inversión, cuestiones salariales, inflación, subsidios”. Esta sintonía fina se basa en una visión corporativa de la política, tradicional en el peronismo: “los tres sectores fundamentales que conforman este mundo en que estamos aquí, que son ustedes los empresarios, los trabajadores y nosotros, el Estado”. La inflación, que mencionó, no se corrige para la presidente con modelos de metas de inflación sino, seguramente, con más “sintonía fina”.

Esta postura implica disciplinar a los empresarios pero también a los trabajadores. Después de decir que es importante “defender las conquistas laborales” criticó ciertas “prácticas” sobre todo en conflictos intersindicales (“paralizamos la actividad de una empresa o de toda la actividad económica”) pidiendo que las soluciones de esos conflictos vayan “de la mano de la legalidad y de la legitimidad”. En este sentido, desechó el proyecto de distribución de ganancias empresarias (“es una cosa que tienen que decidir entre los empresarios y los trabajadores, no la puede imponer el Estado por la fuerza”), y desestimó medidas económicas extremas: en clara referencia al dólar y los rumores de un "corralito verde" dijo que se “han lanzado toda clase de rumores en las últimas semanas, de los más disparatados”.

Ni profundización populista ni corrección de rumbo, la presidente parece haber elegido algo así como “más de lo mismo”. Pidió una “innovación de los comportamientos” a empresarios y sindicatos “desde la inteligencia para seguir sosteniendo un mismo modelo”. No se trata de crear marcos y leyes sino de decidir en cada caso y con sintonía fina: cuando hablemos, dijo, “quiero que me hablen con números (…) los de las utilidades, lo que hemos invertido, lo que tenemos que hacer, de la competitividad”.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Conmigo no, Julio

Más de una vez dije en este blog (más precisamente acá, acá y acá) que lo de los subsidios era, a esta altura, ridículo y que no tenía sentido que, por ejemplo, me subsidien a mí que claramente no estoy entre los menos favorecidos económicamente de esta sociedad. Así que cuando me lleguen las papeletas, obviamente, no voy a pedir el subsidio. ¿Pero ir a poner en una listita en Internet que renuncié patrióticamente a un subsidio? Si yo no lo pedí, no tengo por qué renunciar. Si vos me lo diste, hacete cargo vos de sacármelo. Conmigo no, Julio. Que se pongan en la listita los que quieran figurar. A mí sacamelo vos: hacete cargo vos de que por los últimos ocho años viniste subsidiándome a mí y a un montón de argentinos que no lo necesitábamos y que no lo pedimos.



Todos los diarios oficialistas ponen este tema bien arriba, antes que el aumento impositivo bonaerense, que los nuevos cruces con Moyano y que el conflicto con los manteros.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Levitar

Retiro tiene marcas inglesas
por todos lados.
Los amortiguadores hidráulicos dicen
Ransomes and Rapier, empresa desprendida en 1869
de Ransomes, Sims & Jefferies, surgida en 1789.
Hoy, quienes hacían material ferroviario
hacen cortadores de pasto y son parte
de un grupo gringo: Textron.
La estructura de hierro la hizo la compañía Francis Morton
que nació en 1766 en Liverpool y fabricó el estadio del Everton.

Hoy entré a Retiro desde el último vagón del tren.
Caminé lento, porque se hace una cola enorme,
larga como el andén.

En los molinetes se hace un embudo.
Tengo boleto pero salto para apurar,
porque la mitad de los molinetes están
armados para un sistema que no usa nadie.
Salto y a mi derecha veo un tipo tirando cosas
para arriba.
Miro y veo un kiosco, con cartelería de Coca Cola.
A cierta altura, uno de los costados tiene una pared
abierta. Entiendo entonces que es un entrepiso
usado como depósito.
Adentro hay un tipo, y desde abajo un flaco le tira
packs de seis o doce o quién sabe cuántas botellas
de Levité
pomelo rosado, finamente gasificada.

Veo cómo lanza un paquete, y escucho que grita
¡Eh, Pelado!, y veo que el Pelado aparece
por la ventanita que quedó en lugar de la chapa sacada
y el Pelado se sorprende: un pack casi le pega, lo agarra
justo antes de cabecearlo
y el chango de abajo se ríe y me oye reír y
se da vuelta y me mira.
El flaquito tiene pelo corto, morocho,
con tiritas con gel hacia adelante; dientes de conejo,
salidos y grandes, que ríen, y me escucha decir
“casi se lo ponés de sombrero” y se ríe, de nuevo,
como un orate total.

Pobre chango, me digo, viviendo de tirar packs
de alimentos y bebidas al Pelado.
Pequeño engranaje del capitalismo globalizado,
el no es empleado del gigante francés Danone,
el no es empleado de Villa del Sur,
propiedad del gigante, productor de Levité.
Ni siquiera es empleado de la empresa
distribuidora. El Chango es un tercerizado,
precarizado, de un tercerizado, de un
globalizado.

El Chango no existe, como yo,
que escribo poemas porque me canso
de escribir discursos que no van a decir
porque prefieren bajar y bajar
contenidos hasta que sólo queden
emociones
vacías.

Engranaje menor de la política.
Engranaje menor del mercado.
Él tira packs de aguas.
Yo tiro palabras.
Somos más Retiro que esas marcas,
inglesas, francesas y americanas.
Que los fierros, que los trenes y los uniformes
de TBA; que las vías y los trenes y los puestos
de panchos que tienen papas pai húmedas
como las tardes porteñas.

martes, 22 de noviembre de 2011

Izquierda y derecha

Decía ayer en La Nación Carlos Pagni que España es un modelo para Iberoamérica: "Por su ejemplar transición a la democracia, y por la capacidad para construir un socialismo compatible con el mercado, y un liberalismo conservador compatible con la democracia. Esas condiciones impulsaron un proceso de modernización que mostró a las naciones que hablan español la perspectiva de esa prosperidad que a lo largo de las décadas les había resultado tan esquiva." 

Leo "socialismo compatible con el mercado" y "liberalismo conservador compatible con la democracia" y me emociono. Eso parece, casi, un sistema de partidos. ¡Genial! ¡Una izquierda y una derecha! ¡Buenísimo! Después me acuerdo del peronismo, que ahora es algo más o menos parecido a lo primero, y hace unos años fue algo más o menos parecido a lo segundo: ¿y entonces? Entonces nada, que quizás algún día se decida a ser un partido laborista, como quería Torcuato Di Tella, me digo. O no, y sigamos más o menos así.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Justicia por mano propia

Caminando por mi pacífico barrio suburbano, algo me llamó la atención, algo estaba mal con un auto. 



"Estacionaste mal. Estás ocupando la cochera." Así reza el cartel que un vecino enojado dejó en un limpiaparabrisas doblado, roto, seguramente por el mismo vecino enojado. ¿Qué pasó después? No lo sé. Pero quizás el dueño del auto se enojó y le rompió una ventana a la casa. Podría ser. Son cosas que pueden pasar cuando se intenta hacer justicia por mano propia, que es algo que se suele hacer cuando el Estado no está para cumplir la ley ("Todo trabado", "¿Cuántas veces violaste la ley hoy?") o cuando son los mismos encargados de velar por ella quienes la incumplen: Ejemplos. Quizás la rotura del limpiaparabrisas quedó ahí, pero puede haber generado un ciclo de violencia. Para impedir eso está el Estado, la violencia institucionalizada: por eso la política es la economía de la violencia.

viernes, 18 de noviembre de 2011

No voy en tren...

El otro día tuve que ir al centro en auto y recordé por qué prefiero el tren y el subte: el tránsito es una gran pérdida de tiempo; un acumulador de tensiones, un generador de broncas innecesarias. 


Pero a la vuelta fui por Figueroa Alcorta y los jacarandás estaban todos en flor y bueno, quizás valió la pena después de todo.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Un comienzo

Ayer se anunció un paso más en un sendero que podría llevar a la racionalidad en la provisión de los servicios de energía y agua en Argentina. Como decía acá, cuánto avanzará el gobierno en este camino es aún incierto.


En concreto, la buena noticia es que un montón de personas que estaban recibiendo un subsidio que no deberían recibir dejarán de hacerlo. La mala noticia es que aún falta mucho. Mucha más gente y mucho más aumento: porque lo que cambia con lo anunciado no es cuánto se pagará en total a quienes producen y distribuyen agua y energía, sino sólo la proporción que corresponde a los usuarios y la que corresponde a los contribuyentes. Y lo que se paga hoy por los servicios no cubre el costo de operación más los costos de ampliaciones de los sistemas.

Claramente, acá pensamos que es el camino correcto: hicimos referencia a la insostenibilidad e iniquidad de los subsidios en "Sos un garca, sabelo" y en "Dios atiende en Buenos Aires". Probablemente, entonces, se deberá seguir avanzando de a poquito en este camino de malas noticias. (Eso sí, parece que leyeron muy poco a Maquiavelo, quien recomendaba dar las malas noticias de un saque y las buenas de a poquito.)

miércoles, 16 de noviembre de 2011

El pulso del amor

Leí Pulse, un libro de cuentos de Julian Barnes (otro apunte de Barnes acá). Acá van dos citas que me gustaron mucho (traducción mía):

"Later, when we look back, we will fetishise and celebrate the first date, the first kiss, the first holiday toghether, but what really counts is what happened before this public story: that moment, more of pulse than of thought, which goes, Yes, perhaps her, and, Yes, perhaps him. / Más tarde, cuando miramos atrás, fetichizaremos y celebraremos la primer salida, el primer beso, el primer feriado juntos, pero lo que realmente cuenta es lo que pasó antes de esta historia pública: ese momento, más de pulso que de pensamiento, que va, Sí, quizás ella, y, Sí, quizás él."

"perhaps thats the definition of a happy marriage: both parties are telling the truth, even when their accounts are incompatible. / quizás esa sea la definición de un matrimonio feliz: ambas partes están diciendo la verdad aún cuando sus versiones sean incompatibles."

martes, 15 de noviembre de 2011

lunes, 14 de noviembre de 2011

Capas geológicas

Muchos, muchísimos, de los posts de este blog fueron creados a partir de un afiche en la calle. Una gran proporción, también, salió de esta pared de Avenida Belgrano casi Piedras, a la vuelta de la oficina en la que trabajo. Valga este homenaje y agradecimiento a quienes diseñan, imprimen y colocan estos afiches, que se van adhiriendo unos sobre otros en la vía pública, una idea, un candidato, un show, un apoyo a un gremialista, un producto sobre otro, hasta que finalmente el peso de tanta emoción se descascara y la pared no aguanta más de tantas capas geológicas de sentido.



viernes, 11 de noviembre de 2011

Postal de paternidad

Esto también es "Cosa de hijas". Te metés en el baño para lavarte los dientes. Estás cansado y con sueño porque fue un día largo y costó más de la cuenta dormir a las hijas mayores; y no sabés si podrás dormir muy bien porque todavía está despierta la bebé de 3 meses. Y entonces ves esto, que no es la Biblia y el Calefón, sino el cepillo de dientes de Hello Kitty y el Extra Strenght Tylenol. Y un poco sonreís y te reís de vos mismo, ¿no?



jueves, 10 de noviembre de 2011

Obsesión mediática

Ayer, el diario La Nación dio cuenta del voto contrario a la Argentina en el directorio del BID de parte de EE.UU. Luego, en una conferencia de prensa habitual del Departamento de Estado (porque en los países normales las distintas reparticiones públicas realizan conferencias de prensa habitualmente), el vice-vocero Mark C. Toner fue consultado por esta medida. Según Tiempo Argentino, “El Departamento de Estado desmintió a La Nación”: “el gobierno de los Estados Unidos buscó responder a la interpretación realizada por el diario La Nación que intentó encontrar en el voto negativo estadounidense en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a un crédito para la Argentina, la contracara a la correcta relación que une a ambos países.”


La interpretación de Tiempo Argentino entra, en mi humilde entender, en la categoría de las “Mentiras”. Primero, porque el gobierno norteamericano no buscó nada más que responder a una pregunta, aunque no aceptó el verbo “castigar” que usó el periodista en la conferencia de prensa. Segundo, porque no negó los problemas que llevaron al voto no positivo, digamos así, de EE.UU., lo que no quita que, como es habitual, hable de una reunión productiva entre los presidentes y de una historia de cooperación y todas esas cosas que dicen los voceros y los diplomáticos. (La conferencia de prensa puede verse acá; concretamente sobre el voto dijo – traducción mía – que “el gobierno norteamericano alienta al gobierno de Argentina a resolver todo este tipo de demandas arbitrales pendientes en el marco del CIADI como así también a que tome los pasos pendientes para normalizar completa y finalmente sus relaciones con sus acreedores.”)

A mí lo que me llama la atención es esta obsesión mediática de Tiempo Argentino y del kirchnerismo en general. Esta necesidad casi narcisista de desmentir todo aquello que no devuelva una imagen perfecta de ellos, del modelo y del país maravilloso que habrían forjado. Sobre todo cuando hay alternativas; en este caso, algo así como “EE.UU. minimizó el hecho en el marco de una buena relación bilateral” e incluso “son detalles que quedan de quienes incendiaron el país”. Pero no: EE.UU. desmintió a La Nación, dicen, y no es cierto.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Ejemplos

Caminando con mis tres hijas me encontré el sábado en la calle más transitada de mi barrio con esto: un vehículo de la Dirección de Tránsito de San Isidro y un guardia de tránsito bloqueando la senda peatonal. Con lo que me cuesta como peatón hacer que los autos particulares respeten ese espacio, los muchachos encargados de ordenar el tránsito dieron ese maravilloso ejemplo. ¿Será un sueño tan difícil de cumplir que los que tienen que hacer cumplir las leyes ayuden con su ejemplo?